TU ESPACIO PARA AGREGAR Y DESCARGAR MUSICA CATOLICA, CHARLAS, HOMILIAS, ORACIONES, MEDITACIONES, VIDEOS Y MAS.



Inicio de Notas. Dios se encarnó hace 2 mil años. ¿cómo nos implica a ti y a mí hoy?

Viernes, 30 Septiembre 2011 01:07

Jesús, el Verbo Encarnado, no estimó mejor aferrarse a las prerrogativas de su condición divina, nos dice San Pablo en la carta a los Filipenses, Capítulo 2, versículo 1 en adelante. Queda claro que San Pablo nos está diciendo que la fe de la Iglesia desde sus inicios es que Jesús de Nazareth es Dios verdadero y hombre verdadero. Para Pablo, Jesús es el amor de su vida, porque Él le ha mostrado el rostro de Dios, ese Dios que Pablo siempre, desde su juventud ha querido servir con todo su corazón, con todas sus fuerzas y con todo su ser.
Pero nos dice también claramente que Jesús se encarnó, es decir, tomó la condición de siervo, tomó nuestra condición humana y se hizo semejante a nosotros en todo, menos en el pecado. El pecado nunca tocó la naturaleza humana de Jesús.
Ahora bien, por qué se encarnó la Segunda Persona de la Santísima Trinidad? lo digo en el tercer álbum del Proyecto Emaús: porque nos ama. Cómo nos involucra la Encarnación con Cristo? Hay que recordar que Jesús es Dios y todos sus actos por lo tanto tienen repercusiones infinitas (característica de todo lo que hace Dios). La Humanidad entera, como naturaleza, representada en Adán y Eva, habían ofendido a Dios. Al encarnarse el Verbo, asumió en sí mismo, por su naturaleza humana, a toda la Humanidad. De modo que sus actos tienen alcance para toda la Humanidad: su Perdón, su Amor, su Misericordia, su Poder para sanar, su Palabra, su Muerte, su Resurrección.
Al encarnarse Jesús también inicia la instauración del Reino de Dios en la tierra, por eso nos dice en el Evangelio que a través de lo que Él hace el Reino de Dios ha llegado a nosotros. Un Reino que debemos seguir haciendo presente tú y yo hoy, porque la Acción de Cristo, con sus repercusiones infinitas, nos alcanza hoy a ti y a mí...

Más adelante te escribo más. Saludos afectuosos en Jesús y María Santísima.