Rem                                           Solm

Iremos de dos en dos,

     FA                                DO                  Solm

predicando el Reino de Dios.

Rem                                          Solm

Iremos de dos en dos

     FA                      Lam                      Rem

llevando la Paz del Señor.

 

FA                                            La#m

Por los caminos del mundo

         FA                                     Lam

un día el Señor nos mandó,

   FA                               La#m

sin bolsas y sin alforjas

             Lam                      Rem

cantando sólo su amor.

 

Amen a todos sin tregua,

y pongan en mí el corazón

que el yugo es suave y liviano

para el que confía en mi Amor.

 

Un pueblo espera confiado

en Aquél que una vez conoció,

en Dios está su esperanza

y Cristo está en su dolor.

 

Miremos como ejemplo

a María, Madre de Dios,

que en su humildad y silencio

a nuestro Dios concibió.

 

El Reino ya está muy cerca,

el Reino de Dios ya llegó,

firmes en nuestra esperanza

anunciémoslo con valor.