Sim                                 SOL                              RE

Tu Palabra, Señor, es la verdad

         Fa#m                   LA     RE

y la luz de mis ojos.

 

Sim                                              LA

La ley del Señor es perfecta,

                                RE

reconforta el alma;

                                                                      Mim

el testimonio del Señor es verdadero,

          SOL                   FA#7

sabiduría del humilde.

 

Los preceptos del Señor son justos,

alegran el corazón;

la Palabra del Señor es pura,

ilumina los ojos.

 

Los mandamientos del Señor son santos,

permanecen para siempre;

los juicios del Señor son la verdad,

y siempre justos.

 

Su Palabra es más valiosa

que el oro más fino;

sus preceptos son más dulces que la miel

que fluye del panal.