Balada por un Reino


 D                     A7                   D  
En busca de un cierto Reino me puse a peregrinar,
                        A7                        D
cansado y hasta incomprendido un reino me fui a buscar.
    D7            G       A             D    
De noche ya no dormía pensando en continuar,
     G               D    Bm      Em        A7  D
y cuando llegaba el día feliz seguía en mi caminar. (2)


En busca de aquel gran Reino mil veces yo me engañé,
tomando el camino errado mil veces me equivoqué;
llegaba al final la noche y aún sin poder dormir,
pensaba llegar al Reino que no lograba yo conseguir. (2)

El hijo del carpintero que vino a Nazareth
se hizo mi compañero, dio vida a mi pobre fe.
Hablaba de un cierto Reino, del lirio y del gorrión,
del agua de vida eterna que dio más vida a mi corazón. (2)

El hijo del carpintero hablaba al corazón
de un Padre que es verdadero, de paz y liberación.
Mirando mi andar incierto su mano ??l me tendió,
mostrando su Reino eterno y hasta a ir más lejos ??l me invitó. (2)