Como una tarde tranquila

 Am       E         Am
Como una tarde tranquila
 Dm               Am   
como un suave amanecer
 G7             C
era tu vida sencilla
 G7             C
en el pobre Nazareth,
       E               Am
y en medio de aquel silencio
          E7           Am  
Dios te hablaba al corazón.


 A        E    E7         A
VIRGEN MARǍA, MADRE DEL SE??OR 
 Dm         Am            E7              Am 
DǁNOS TU SILENCIO Y PAZ PARA ESCUCHAR SU VOZ (2)


Enséñanos, Madre buena, cómo se debe escuchar
al Señor cunado nos habla en una noche estrellasa
y en la tierra que dormida hoy descansa en su bondad.

Y, sobre todo, María, cuando nos habla a los hombres:
en el hermano que sufre, en la sonrisa del niño,
en la mano del amigo, en la paz de la oración.