El Dios de la vida


  C              G
Somos un nuevo pueblo
 Am                  Em
gestando un mundo distinto,
 F                   G
los que en el amor creemos,
 Bb                  G
los que en el amor vivimos.
Llevamos este tesoro 
en vasijas de barro,
es un mensaje del cielo
y nadie podrá callarlo.
    C      G           F G             
Y proclamamos un nuevo día
           F   Am           F G
porque la muerte ha sido vencida,
y anunciamos esta buena noticia:
hemos sido salvados
por el Dios de la vida.
     F           G
En medio de la noche
      C     Em  Am
encendemos una luz
       F      G    C  
en el Nombre de Jesús.

Sembradores del desierto
buenas nuevas anunciamos,
extranjeros en un mundo
que no entiende nuestro canto.
Y aunque aveces nos cansamos,
nunca nos desalentamos
porque somos peregrinos
y es el amor nuestro camino.
Y renunciamos a la mentira,
vamos trabajando por la justicia
y rechazamos tada idolatría,
sólo creemos en el Dios de la vida.

Que nuestro mensaje llegue
más allá de las fronteras
y resuene en todo el mundo
y será una nueva tierra.
Es un canto de victoria
a pesar de las heridas
alzaremos nuestras voces
por el triunfo de la vida.
Y cantaremos con alegría,
corazones abiertos,
nuestras manos unidas,
celebremos con alegría
porque está entre nosotros
el Dios de la vida.