Salmo 110


A            Cm#           D  
Tu eres sacerdote para siempre
E            A      E7
como Melquisedec.

A         E          Fm#
Dijo el Señor a mi Señor
    D            E        D      Cm#
siéntate a la derecha, mientras Yo
  A                      E  
pongo tus enmigos a tus pies.


El Señor extenderá desde Sión
el poder de su cetro y su grandeza
domina en medio de tus enemigos.

Tu eres príncipe desde que naciste
con esplendor de santidad, yo te engendré
como el rocío antes de la aurora.

El Señor lo juró y no se retracta
tú eres sacerdote para siempre
a la manera de Melquisedec.