Señor de la vida


F
Señor de la vida
C
del principio y del final
G          
nuestro corazón
       C           C7
está cansado de esperar.
Señor de la vida
de la tierra y del amr
nuestras voces juntas
         C     G     C
se entrelazan al cantar.

Nuestro es el suelo 
y no lo dejaremos
nuestro es el aire 
y no lo perderemos
nuestro es el sol 
y no lo apagaremos
y esta tierra 
que es nuestra cuidaremos.

Por eso hoy te ofrecemos 
toda nuestra vida
con manos encallecidas 
y el corazón abierto
el pan que te traemos 
es el fruto del trabajo
que tu pueblo 
lo ha sembrado y lo ha ganado.