Fa                          Rem                          Sib               Fa

Alegre la mañana que nos habla de Ti

    Do7-Sib            Fa

Alegre la mañana.

               Fa                  Rem               Sib

Fa

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu,

    Rem                 Solm                        Do7             Fa

Salimos de la noche y estrenamos la  aurora;

         Fa                    Sí          Solm Do7                     Fa

Saludamos el gozo de la luz que nos llega

   Rem-Solm       Do7           Fa

Resucitada y resucitadora.

 

Tu mano acerca el fuego a la sombría tierra

Y el rostro de las cosas se alegra en tu presencia.

Silabeas el alba igual que una palabra.

Tu pronuncias el mar como sentencia.

 

Regresa, desde el sueño, el hombre a su memoria;

Acude a su trabajo, madruga a sus dolores;

Le confías la tierra, y a la tarde la encuentras

Rica de pan y amargura de sudores.

 

Y tu te regocijas, oh Dios, y tu prolongas

En sus pequeñas manos tus manos poderosas.

Y estáis de cuerpo entero los dos así creando,

Los dos así velando por las cosas.