La         Re                 La 

Una espiga dorada por el sol,

                                     Mi7

el racimo que corta el viñador,

           Re                            La

se convierten ahora en pan y vino de amor,

          Sim            Mi7                 La

en el cuerpo y la sangre del Señor.

 

Compartimos la misma comunión,

somos trigo del mismo sembrador,

un molino, la vida nos tritura con dolor;

Dios nos hace Eucaristía en el amor.

 

Como granos que han hecho el mismo pan,

como notas que tejen un cantar,

como gotas de agua que se funden en el mar,

los cristianos un cuerpo formarán.

 

En la mesa de Dios se sentarán,

como hijo su pan omulgarán.

Una misma esperanza caminando cantarán;

en la vida, como hermanos se amarán.