Sol                                    Re7

Altísimo Señor, que supiste juntar

a un tiempo en el altar, ser cordero y

                               Sol

ser cordero y   pastor

                                 Mi7           Lam                         

Quisiera con fervor, amar y recibir

          Re7            Sol          Re7         Sol

a quien por mí quiso morir.

 

Cordero divinal, por nuestro sumo bien

inmolado en Salén; en tu puro raudal

de gracia celestial lava mi corazón

que fiel te rinde adoración.

 

Suavísimo maná que sabe a dulce miel,

ven, y del mundo vil nada me gustará;

ven, y se trocará del destierro cruel

con tu dulzura la amarga hiel.

 

Oh convite real do sirve el Redentor

al siervo del Señor comida sin igual;

Pan de vida inmortal, ven a entrañarte en mí

y quedo yo trocado en Ti.

 

Si osare a ti venir das muerte al pecador

y de celeste ardor das al justo vivir.

Ay, que triste morir de vida en el manjar,

de tal veneno y muerte hallar.

 

Los ángeles al ver tal gloria y majestad,

con profunda humildad adoran su poder,

sin ellos merecer la dicha de gustar

el pan del cielo, hecho manjar.