Re                                           La7

Eran cien ovejas, que había en el rebaño,

                   Mim-La7                  Re 

eran cien ovejas, que amante cuidó;

                        Re7                    Sol

pero en una tarde, al contarlas todas,

                 Re                 La7

le faltaba una, le faltaba una

                 Re

y triste lloró.

 

                       La7                     Re

Las noventa y nueve dejó en el aprisco

                     La7                       Re

y por las montañas, a buscarla fue.

                               Re7

La encontró gimiendo,

                      Sol-Solm           Re

temblando de frío; curó sus heridas,

                        La7                       Re

la tomó en sus brazos y al redil volvió.

 

Y esta misma historia vuelve a repetirse,

todavía hay ovejas que en el mundo están,

que van caminando sin Dios, sin consuelo,

quedan en tinieblas porque aún no tienen

de Cristo la luz.

 

Las noventa y nueve...