La                         Re

Sufrió agonía el Señor del universo

                       Mi7                            La

cuando el traidor lo entregaba con un beso,

                                              Mi7

siendo azotado por los hombres aquellos,

                                               La

estando herido, perdón pidió por ellos.

 

En el cielo hoy vive el que adoramos,

hay una obra del hombre y de sus manos,

son las heridas de la lanza y de los clavos,

son las heridas que sufrió para salvarnos.

 

En el sueño yo vi que te azotaban

y corrí Señor a defenderte,

pero el verdugo yo creía que era otro,

al ver su cara Señor, yo vi mi rostro.

 

Las espinas clavadas en su frente,

y su rostro todo desfigurado

y quebrantada ya su vida hasta la muerte

queda vencida la carga del pecado.