Lam-Do-Sol-Lam      Fa        Sol    Fa    Do 

San  ta   Ma  ría     de      la esperanza,

        Lam     Rem                       Lam

mantén el ritmo de nuestra espera,

                 Fa      Sol      Fa     Sol       Lam

mantén el ritmo de nuestra espera.

          Lam            Fa                Lam

Nos diste al esperado de los tiempos,

       Sol             Fa                 Lam

mil veces prometido en los profetas.

         Rem                       Lam

Y nosotros de nuevo deseamos

        Sol                                 Lam

que vuelva a repetirnos sus promesas.

 

Brillaste como aurora del gran día,

plantaba Dios su tienda en nuestro suelo.

Y nosotros soñamos con su vuelta

queremos la llegada de su Reino.

 

Viviste con la cruz de la esperanza,

pensando en el amor la larga espera.

Y nosotros buscamos con los hombres

el nuevo amanecer de nuestra tierra.

 

Esperaste, cundo todos vacilaban,

el triunfo de Jesús sobre la muerte.

Y nosotros esperamos que su vida

anime nuestro mundo para siempre.