D                                                A7
Cuando era pequeño, muy pequeño,
                                                  D
recuerdo que siempre junto a mi cama
     D7                           G
juntaba las manos y de prisa rezaba;
              A7                         D
A mas rezaba como quien amaba.
            D                  A       A7
Las  avemarías yo rezaba y siempre comía
             D      D7
unas palabras. Y a veces cansado me
      G                                 A7
quedaba dormido, más dormía como
                D
A quien amaba.
              D               G
Ave María de mi Señor el tiempo pasa,
                  D                                      G
no vuelve atrás; siento nostalgía de aquellos días
                  A                    D
cuando dormía pensando en ti:
                                     G
Ave María madre de Dios,
              A                  D
Ave María, madre de Dios.
Después fui creciendo, fui creciendo y
eché en el olvido mis oraciones.
Llegaba a mi casa disgustado y
cansado y de hablarte nuna me acordaba
Anduve dudando, hoy recuerdo de cosas divinas
que me  enseñaban: en mi estaba muerto aquél
niño inocente, mis caminos de ti se alejaban
Tu amor es muy grande, no se acaba;
la madre no olvida al que se marcha.
Hoy llego a mi casa disgustado y cansado,
pero rezo como ayer rezaba.
Las mismas palabras que ahora rezo,
a  veces olvido y hasta me duermo;
no  importa dormirse sin rezar lo debido, 
pues está mi corazón contigo.