Mim                 DO          RE  Mim

Padre nuestro, recibid

            DO            RE            Mim

el humilde don del pan,

                    DO             SOL    LA       Mim

de ese pan que se convertirá

                  DO         Lam     Mim

en el Cuerpo de Jesús.

 

Recibid también, Señor,

los racimos de la vid,

de la vid que se convertirá

en la Sangre de Jesús.

 

Con el vino y con el pan

ofrecemos nuestro don,

nuestra pobre vida de dolor,

entregada con amor.

 

Gloria al Padre y al Amor

y a Jesús nuestro Señor,

bendigamos el nombre de Dios

siempre y en todo lugar.

Amén.