Lam                                               DO      RE      DO

Cuando era pequeño Jesús me llamó

Lam                                    MI                              Lam

y, por el bautismo, su amistad me dio.

                                                                         DO      RE  DO

Hoy que soy más grande me vuelve a llamar

Lam                            MI                       Lam

para regalarme toda su bondad.

 

                                      DO             RE                      DO

Yo quiero decirte: ???aquí estoy, Señor???,

Lam                                           MI                                   Lam

porque me llamaste y escuché tu voz.

 

 

Quiero darte gracias, querido Jesús,

y amar este mundo como lo amas Tú;

y tu voz amiga me hará comprender

toda la alegría que me da la fe.